fbpx

Las 4 Etapas del Aprendizaje del Ser Humano

Es Albert Bandura, de la Universidad de Stanford, el que describió las 4 etapas del aprendizaje del ser humano.  Y afirmó que el aprendizaje es un proceso de movimiento a través de puntos de crisis que requieren que creamos que podemos cambiar o mejorar. Dicho de otra manera: para cambiar es necesario creer y tener la creencia más potenciadora posible para conseguir que ese cambio sea beneficioso, intenso y duradero.

“La realidad es un espejo y aquello en lo que crees es lo que creas” (Alejandro Jodorowsky)

Para Bandura en las 4 fases del aprendizaje los individuos aprenden los unos de otros obteniendo grandes resultados cualitativos sin necesidad de poner en práctica demasiados ensayos vinculados a la prueba y el error. Incluso considera que el sujeto puede aprender de una sola vez gracias a su intensa interactuación en sociedad y su capacidad de razonar.

A diferencia de los defensores tradicionales del conductismo que consideran que el aprendizaje es una consecuencia de la aproximación gradual basada en el varias pruebas con reforzamiento, Bandura considera que el proceso por el que una persona que influye en otra genera en ésta una recepción de paquetes de información que favorecen su rápido aprendizaje.

Ahora bien, el receptor ha de estar en disposición de aceptar, con la debida motivación, que la información que recibe es de utilidad para sus vivencias cotidianas. Ha de creer en el emisor y en el contenido de la información recibida. El receptor a de crear un sistema de creencias que potencien el aprendizaje y cualquier proceso de mejora.

Las 4 etapas del aprendizaje según Bandura:

  • Incompetencia inconsciente: Es cuando el individuo no sabe que no sabe.

Pongamos por caso el de un individuo de una tribu amazónica recién descubierta que nunca ha visto un automóvil y que, por lo tanto, no sabe que no sabe conducir.

  • Incompetencia consciente: Es cuando el individuo sabe que no sabe. Es consciente de su incompetencia.

Se trata de un momento especialmente problemático puesto que para adquirir una nueva competencia el sujeto ha de estar suficientemente motivado para aprender y creer que dispone de la capacidad suficiente para hacerlo.

Pensemos en las personas que al alcanzar la mayoría de edad para obtener el carnet de conducir pueden pensar que les será especialmente difícil manejarse en un entorno tan enrarecido como pueden ser los atascos de una gran ciudad. De hecho son muchas las personas que llegan a mentalizarse en el sentido de que es que a ellas no les gusta conducir.

  • Competencia consciente: Es una etapa en la que el sujeto reconoce tener una cierta habilidad en hacer algo, pero ha de ser muy cuidadoso para no equivocarse y necesita mostrar mucha atención para cada uno de sus actos.

Quienes hemos obtenido el permiso de conducir recordamos aquellos primeros meses en los que debíamos atrevernos a manejar un automóvil con poca experiencia y pensando en cada momento qué es lo que había que hacer.

  • Competencia inconsciente: En esta etapa el sujeto ha automatizado de tal manera lo aprendido que sus acciones se realizan de manera espontanea y sin necesidad de razonar detenidamente cada uno de sus actos. Es como funcionar con piloto automático.

Los profesionales del taxi manejan sus automóviles con tal soltura que incluso puede llegar a asombrar por la habilidad que manifiestan en momentos de tráfico complicado sin alterarse lo más mínimo. Dominan lo aprendido. Es lo que entendemos por un experto en la materia.

En todo caso fácilmente llegarás a la conclusión de que no siempre es fácil de detectar a primera vista en cual de las 4 fases del aprendizaje nos encontramos en según qué tipo de conocimiento nos encontremos.

Te presento un sencillo ejercicio de Coaching:

Especifica 5 momentos en los que aprendiste algo que supuso un antes y un después en tu vida. No importa la edad que tuvieras. Para muchas personas aprender a anudar los cordones de sus zapatos fue todo un logro que en aquel momento supuso un gran motivo de orgullo.

¿Qué cualidades y valores utilizaste para llegar a ese nivel de aprendizaje?

¿Cómo de abierto y dispuesto estás a favor de tu propio aprendizaje?

¿Cómo de dispuesto estás para aprender a asumir ciertos riesgos?

¿Cómo de comprometido estás para aprender de los demás?

¿Qué creencias sobre ti mismo necesitas y te gustaría tener para motivarte en tus tareas de aprendizaje?

Para finalizar, decirte que seguramente tú eres de esas personas con más capacidades de lo que en principio puedas creer. Incluso es muy posible que muchos casos te encuentres en la cuarta de las 4 etapas del aprendizaje.  El Coaching te ayuda a que tomes consciencia de lo mucho y bueno que ya hay en ti.

Compartir

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario