fbpx

En 3 Minutos Creerás que Los Fracasos no Existen, Solamente hay Resultados

Los fracasos no existen

Los fracasos no existen

Disfruta de la maravillosa experiencia de ponerte a prueba y demostrarte que los fracasos no existen, solamente hay resultados. Nadie está exento de  cometer errores. La clave reside en lo mucho que podemos aprender de ellos y en no sentirnos derrotados a las primeras de cambio. Esto último sí que sería un rotundo fracaso.

La mayoría de las personas aprendemos a caminar en torno a los 12 meses de edad y no nos resignamos a quedarnos sentados sobre nuestros pañales por ser tan difícil aprender a dar los primeros pasos. De manera casi inconsciente nos motivamos a hacer lo mismo que hacen nuestros mayores y la ilusión de poder lograrlo supera a la frustración por caernos de culo.

Puede parecerte un ejemplo muy simple, pero da por hecho que esta es una de las claves de la realización personal: aprender de la experiencia y mostrar un firme propósito de mejora continua.

Iniciar cualquier proyecto requiere de decisión y coraje, pero para concluir una tarea con éxito deberás mostrar constancia, perseverancia y capacidad de superación. La vida siempre te pondrá a prueba, pero no siempre sabrás superar los obstáculos que se te presenten a la primera. Aprende a equivocarte y aprende a equivocarte cada vez mejor.

Para que seas dueño de tu vida y de tu destino es necesario que tomes la firme decisión de dar un primer paso al que le sigan otros muchos. Pon a prueba tus ideas y aprende de lo inesperado. En cada intento por mejorar irás construyendo tu camino hacia la felicidad. Por supuesto, aprende a disfrutar del camino y de todas las adversidades que se te presenten. Superar retos fortalece tu autoestima y sentido de realización vital.

Disfruta del gusto de equivocarte y experimentar en la vida real que los fracasos no existen, solamente hay resultados

Dilo claramente… ¡¡Me Gusta Equivocarme!!    

Y para reforzar esta exclamación describe 3 momentos en los que te equivocaste

Y ahora puedes responder:

¿En qué mejoraste?

¿En qué te benefició?

¿Eres ahora mejor que antes?

¿Para qué es bueno equivocarse?

Ya sabes. Ponte en acción y demuéstrate que todo en la vida es un aprendizaje continuo y que todos los días se puede cambiar porque todos los días se puede aprender.

 

Aprovecha la oportunidad:

Compartir

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario