5 buenos recursos para un uso correcto de la palabra “pero”

Uso correcto de la palabra “pero”

Resulta sorprendente que una palabra tan pequeña pueda ser usada con tanta frecuencia y con tantas consecuencias que va más allá de lo puramente anecdótico. El uso correcto de la palabra “pero” es muy útil para mejorar tanto nuestras relaciones sociales como para mejorar nuestro diálogo interno y por ello te presento 5 recursos que te serán de gran utilidad. 

En el ejercicio del Coaching es muy importante cuidar los pequeños detalles de la comunicación y el correcto uso de esta conjunción adversativa puede marcar la diferencia entre una comunicación provechosa y otra desastrosa. Una conjunción adversativa contrapone dos ideas. Tiende a eliminar lo dicho anteriormente y, por lo tanto, puede significar llevar la contraria a tu interlocutor. Si eres Coach estarás llevando la contraria a tu cliente: “Tus avances son muy notables, pero…”; “Es muy interesante lo que dices, pero…”; “Te felicito por lo que ya has conseguido, pero…”

Hace años, antes de conocer el Coaching y la PNL, atendí como orientador laboral a una persona que acababa de ser despedido de su trabajo. Se sentía hundido y me pidió que le ayudara a realizar una búsqueda activa de empleo. Rápidamente advertí que mi trabajo iba a resultar un difícil reto. Cada vez que yo le transmitía mi parecer él siempre me respondía diciendo: “sí, pero…” Me daba la razón y al mismo tiempo me la quitaba. Esta persona tenía su autoestima por los suelos y a cualquier solución le ponía un “pero”. Anulaba cualquier solución que yo pudiera proponerle. Mi gran error consistió en intentar convencer a esta persona desde mi Mapa del Territorio sin haber explorado previamente el suyo. Aprendí que si alguien te responde con un “sí, pero…” es que estás muy lejos de sintonizar con esa persona.

Veamos 5 buenos recursos para un uso correcto de la palabra “pero”

Muchas personas utilizan el “pero” como una muletilla o recurso expresivo y no son conscientes de que así están poniendo trabas a cualquier intento de comunicación efectiva. Quienes utilizar el “pero” como un hábito estarán acostumbrados a no hacer un uso correcto de la palabra “pero” y  entorpecer cualquier intento de relación social provechosa. Si este es tú caso, toma nota y ponte manos a la obra para sustituir el “pero” por otro tipo de recurso expresivo.

1.- Utiliza otras conjunciones más suaves como “y”, “aunque”, “a pesar”, “sin embargo”

Observa la diferencia que hay entre decir “pero” y decir “y”:

  • “Está muy bien lo que has hecho, pero estoy seguro de que lo sabrás hacer mucho mejor con algo más de práctica”
  • “Está muy bien lo que has hecho, y estoy seguro de que lo sabrás hacer mucho mejor con algo más de práctica”

Y ahora imaginemos que en lugar de decir: “Impartió una conferencia magnífica, pero estaba muy cansada por el viaje”, decimos: Aunque estaba muy cansada por el viaje, impartió una conferencia magnífica”. ¿Verdad que es mucho más constructivo y provechoso decirlo de esta manera?

Conviene apreciar lo que en comunicación significa el efecto recencia, es decir, tener más presente aquello que se dijo al final que lo dicho al principio. Cuando se utiliza el “pero” lo normal es que predomine aquello que se dice a continuación, que es lo más reciente.

2.- Un uso correcto de la palabra “pero” te ayudará a anular aquello que resulte negativo:

En todo caso también podemos hablar del provecho que se puede obtener de un correcto uso del “pero”. Si su uso tiende anular lo dicho con anterioridad también tenderá a anular algo que sea de contenido negativo. Ejemplo: “Dices que has cometido muchos errores, pero observo grandes avances en tu comportamiento”. En este caso anulamos “errores” y damos relevancia a “grandes avances”.

3.- Es genial invertir el orden la frase:

Otro excelente recurso es invertir el orden las frases de tal manera que se anule lo negativo y se refuerce lo positivo. Ejemplo: “Sé que puedo hacerlo, pero será casi imposible” cambiarlo por “Será casi imposible, pero sé que puedo hacerlo”

¿Observas cómo el pesimismo inicial ha sido inmediatamente sustituido por un optimismo enormemente motivador?

4.- Te puede ayudar a rebatir una objeción:

Pensemos en un vendedor que se enfrenta a las objeciones de un cliente que considera que sus productos son muy costosos. Un uso correcto de la palabra “pero” puede ser: “Es cierto, nuestros productos son caros, pero también son los más exclusivos del mercado y los que mejores resultados dan a medio y largo plazo”

De esta manera el vendedor logra que su cliente no le considere como a un adversario y que ambos se sitúen en un mismo nivel colaborativo.

5.- Es muy importante que analices el uso correcto de la palabra “pero” en tu diálogo interno

El diálogo interno es una manera que tenemos de hablar con nosotros mismos. Es algo que va más allá del monólogo o de ciertas afirmaciones puntuales. No es algo que uno usa de vez en cuando o en momentos concretos. Se trata de una voz omnipresente que siempre nos acompaña.

No existe un modo mejor de descubrir nuestras estructuras de pensamiento y de hábitos mentales que analizar nuestro diálogo interno. Vivimos en un mundo de palabras y muchas de ellas las creamos en nuestra mente incluyendo las que se refieren al uso correcto de la palabra “pero”.

Si te animas ejercer el Coaching y aprecias que tu cliente abusa del “pero” anulando lo positivo es conveniente que de la manera más suave posible se lo hagas notar y le sugieras que incorpore hábitos expresivos más provechosos. Por supuesto anímate a observarte a ti mismo en el uso que haces del “pero” y toma buena nota para mejorar tu capacidad comunicativa y tus relaciones sociales.

Compartir

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario